viernes, 8 de septiembre de 2017

Viernes 13 octubre 2017, Viernes de la XXVII semana del Tiempo Ordinario, feria (o misa votiva de Jesucristo, sumo y eterno sacerdote).

SOBRE LITURGIA

Sobre la posición del sacerdote durante la Misa (25-septiembre-2000)

Respuesta de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (publicada V-2002)

Prot. N. 2036/00/L

Se ha preguntado a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos si el enunciado del no 299 de la Institutio Generalís Missalis Romani constituye una norma por la que, durante la liturgia eucarística, ha de considerarse excluida la posición del sacerdote versus absídern.

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, re mature perpensa et habita ratíone de los precedentes litúrgicos, responde:

Negative et ad mentem.

La mens comprende diferentes elementos que tomar en cuenta.

Ante todo, se ha de tener presente que la palabra expedit no constituye una forma obligatoria, sino una sugerencia que se refiere tanto a la construcción del altar a paríete seiuncturn, como a la celebración versus populum. La cláusula ubi possibíle sit se refiere a distintos elementos, como, por ejemplo, la topografía del lugar, la disponibilidad de espacio, la existencia de un altar precedente de valor artístico, la sensibilidad de la comunidad que participa en las celebraciones de la iglesia de que se trate, etcétera. Se reafirma que la posición hacia la asamblea parece más conveniente, ya que hace más fácil la comunicación (cf. Editorial de Notitiae 29 [1993], 245-249), sin que, no obstante, se excluya la otra posibilidad.

Sin embargo, cualquiera que sea la posición del sacerdote celebrante, queda claro que el Sacrificio Eucarístico se ofrece a Dios Uno y Trino, y que el Sacerdote principal, sumo y eterno, es Jesucristo, quien obra a través del ministerio del sacerdote que preside visiblemente, como instrumento suyo.

La asamblea litúrgica participa en la celebración en virtud del sacerdocio común de los fieles, que necesita -para ejercerse en la Sinaxis Eucarística- del ministerio del sacerdote ordenado. Debe distinguirse la posición física, relacionada especialmente con la comunicación entre los distintos miembros de la asamblea, y la orientación espiritual e interior de todos. Sería un gran error imaginar que la orientación principal de la acción sacrificial sea la comunidad. Si el sacerdote celebra versus populum, lo que es legítimo y a menudo aconsejable, su actitud espiritual debe siempre dirigirse versus Deum per lesum Christurn, como representante de la Iglesia entera. También la Iglesia, que asume forma concreta en la asamblea participante, está toda ella vuelta versus Deum como primer movimiento espiritual.

Por lo que parece, la tradición antigua, aunque no unánime, consistía en que el celebrante y la comunidad orante estuviesen vueltos versus orientem, punto desde el que llega la luz, que es Cristo. No son raras las iglesia antiguas cuya construcción se «orientaba», de tal manera que, en el acto de hacer la plegaria Pública, el sacerdote y el pueblo mirasen versus orientem.

Cabe pensar que cuando surgían dificultades de espacio o de otro género, el ábside representaba idealmente el oriente. Hoy, la expresión versus orientem significa frecuentemente versus absidem, y cuando se habla de versus populum no se piensa en dirección a occidente, sino hacia la comunidad presente.

En la antigua arquitectura de las iglesias, el puesto del Obispo o del sacerdote celebrante se hallaba en el centro del ábside, y desde allí, sentado, escuchaba la proclamación de las lecturas vuelto hacia la comunidad. Ahora, ese puesto presidencial no se atribuye a la persona humana del obispo o del presbítero, ni a sus dotes intelectuales ni a su santidad personal, sino a su papel de instrumento del Pontífice invisible, que es el Señor Jesucristo.

Cuando se trata de iglesias antiguas o de gran valor artístico, conviene tener en cuenta, además, la legislación civil sobre monumentos o rehabilitaciones. Un altar postizo puede no ser siempre una solución digna.

Convendría no dar excesiva importancia a elementos que han sufrido cambios a lo largo de los siglos. Lo que permanecerá siempre es el acontecimiento celebrado en la liturgia: éste es manifestado mediante ritos, signos, símbolos y palabras que expresan varios aspectos del misterio, pero no lo agotan, porque los trasciende. Enrocarse en una posición y absolutizarla podría convertirse en un rechazo de algún aspecto de la verdad, que merece respeto y acogida.

Vaticano, 25 de septiembre, 2000

Jorge A. Card. Medina Estévez,
Presidente

Francesco Pio Tamburríno,
Secretario

CALENDARIO

13 VIERNES DE LA XXVII SEMANA DEL T. ORDINARIO, feria

Misa
de feria (verde).
MISAL: cualquier formulario permitido (véase pág. 67, n. 5), Pf. común.
LECC.: vol. III-impar.
- Jl 1, 13-15; 2, 1-2. El Día del Señor, día de oscuridad y negrura.
- Sal 9. R. El Señor juzgará el orbe con justicia.
- Lc 11, 15-26. Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, es que el reino de Dios ha llegado a vosotros.

Liturgia de las Horas: oficio de feria.

Martirologio: elogs. del 14 de octubre, pág. 611.
CALENDARIOS: Alcalá de Henares y Oviedo: Dedicación de la iglesia-catedral (F).
Cartujos: Santos y beatos de la Orden (F).
Orden de San Juan de Jerusalén: Beato Gerardo (F).
Tarragona: Beatos Manuel Borrás Ferré, obispo, y compañeros, mártires (MO).
Claretianos: José María Ruiz Cano, y compañeros, mártires (MO).
Bilbao y Siervas de María: San Juan XXIII, papa (ML-trasladada).
Córdoba: Santos Fausto, Jenaro y Marcial, mártires (ML).
Dominicos: Beata Magdalena Panatieri, virgen (ML).
Familia salesiana: Beata Alexandrina María da Costa, virgen (ML).
Jesuitas: Beato Juan Beyzym, presbítero (ML).
OFM Cap.: San Serafín de Montegranaro, religioso (ML).
Agustinos: Conmemoración de todos los bienhechores difuntos.
Orihuela-Alicante: Aniversario de la muerte de Mons. Pablo Barrachina Estevan, obispo, emérito (2008).

TEXTOS MISA

Misa de la feria: del XXVII Domingo del T. Ordinario (o de otro domingo del T. Ordinario).

Misa votiva:
DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, SUMO Y ETERNO SACERDOTE
Esta misa se dice con vestiduras de color blanco.
DE DOMINO NOSTRO IESU CHRISTO SUMMO ET AETERNO SACERDOTE
Haec Missa dicitur cum colore albo.
Antífona de entrada Sal 109, 4
El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: «Tú eres sacerdote eterno según el rito de Melquisedec».
Ant. ad introitum Ps 109,4
Iurávit Dóminus et non paenitébit eum: Tu es sacérdos in aetérnum secúndum órdinem Melchísedech.
Oración colecta
Oh, Dios, que para gloria de tu nombre y salvación del género humano quisiste constituir a Cristo sumo y eterno sacerdote, te suplicamos que el pueblo, adquirido para ti con su sangre, consiga, por la participación en este memorial, la fuerza de su cruz y Resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui ad glóriam tuam et géneris humáni salútem Christum voluísti summum aeternúmque constitúere sacerdótem, praesta, ut pópulus, quem sánguine suo tibi acquisívit, ex eius memoriális participatióne, virtútem crucis ipsíus cápiat et resurrectiónis. Qui tecum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Viernes la XXVII semana de Tiempo Ordinario, año impar (Lec. III-impar).

PRIMERA LECTURA Jl 1, 13-15; 2, 1-2
El Día del Señor, día de oscuridad y negrura

Lectura de la profecía de Joel.

Vestíos de luto,
haced duelo, sacerdotes,
gritad, servidores del altar.
Venid y pasad la noche
en sacos, servidores de Dios,
pues no hay en el templo de vuestro Dios
ofrenda y libación.
Proclamad un ayuno santo,
convocad la asamblea,
reunid a los jefes,
a todos los habitantes del país
en la casa de vuestro Dios
y llamad a gritos al Señor.
¡Ay del día!
Se acerca el Día del Señor,
llega como ruina arrolladora.
Tocad la trompeta en Sion,
gritad en mi monte santo,
se estremecen todos los habitantes del país,
pues llega el Día del Señor.
Sí, se acerca,
día de oscuridad y negrura,
día de niebla y oscuridad,
como el alba, sobre los montes,
avanza un gentío innumerable,
poderoso como nunca lo hubo
ni lo habrá tras él por generaciones.

Palabra de Dios.
R. Gloria a ti, Señor.

Salmo responsorial Sal 9, 2-3. 6 y 16. 8-9 (R.: 9a)
R.
El Señor juzgará el orbe con justicia. Dóminus iudicábit orbem terræ in iustítia.

V. Te doy gracias, Señor, de todo corazón,
proclamando todas tus maravillas;
me alegro y exulto contigo,
y toco en honor de tu nombre, oh Altísimo. R.
El Señor juzgará el orbe con justicia. Dóminus iudicábit orbem terræ in iustítia.

V. Reprendiste a los pueblos, destruiste al impío
y borraste para siempre su apellido.
Los pueblos se han hundido en la fosa que hicieron,
su pie quedó prendido en la red que escondieron. R.
El Señor juzgará el orbe con justicia. Dóminus iudicábit orbem terræ in iustítia.

V. Dios está sentado por siempre
en el trono que ha colocado para juzgar.
El juzgará el orbe con justicia
y regirá las naciones con rectitud. R.
El Señor juzgará el orbe con justicia. Dóminus iudicábit orbem terræ in iustítia.

Aleluya Jn 12, 31b-32
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. Ahora el príncipe de este mundo va a ser echado fuera -dice el Señor-. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí. R. Nunc princeps huius mundi eiciétur foras, dicit Dóminus; et ego, si exaltátus fúero a terra, ómnia traham ad meípsum.

EVANGELIO Lc 11, 15-26
Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, es que el reino de Dios ha llegado a vosotros
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, habiendo expulsado Jesús a un demonio, algunos de entre la multitud dijeron:
«Por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios, echa los demonios».
Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. Él, conociendo sus pensamientos, les dijo:
«Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y cae casa sobre casa. Si, pues, también Satanás se ha dividido contra sí mismo, ¿cómo se mantendrá su reino? Pues vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú. Pero, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros.
Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros, pero, cuando otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte su botín.
El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.
Cuando el espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por Jugares áridos, buscando un sitio para descansar, y, al no encontrarlo, dice:
“Volveré a mi casa de donde salí”.
Al volver se la encuentra barrida y arreglada.
Entonces va y toma otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí.
Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, homilía en santa Marta, 9-octubre-2015
Entonces, para ejercitar la vigilancia, «la Iglesia nos aconseja siempre el ejercicio del examen de conciencia: ¿Qué pasó hoy en mi corazón, hoy, por esto? ¿Ha venido ese demonio educado con sus amigos?». Y lo mismo para el discernimiento: «¿De dónde vienen los comentarios, las palabras, las enseñanzas? ¿Quién dice esto?». En definitiva, hay que pedir al Señor la doble gracia del discernimiento y de la vigilancia «para no dejar entrar al que nos engaña, seduce y fascina».


Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario XV
303. Oremos a Dios Padre.
- Por La Iglesia, signo de Cristo en medio del mundo. Roguemos al Señor.
- Por los que tienen alguna responsabilidad sobre los demás. Roguemos al Señor.
- Por los que mueren de muerte violenta. Roguemos al Señor.
- Por los que matan, secuestran, destruyen. Roguemos al Señor.
- Por nosotros, llamados a trabajar por la paz y la reconciliación. Roguemos al Señor.
Que tu bondad nos conceda, Señor, lo que nuestras acciones no merecen. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Concédenos, Señor, participar dignamente en estos sacramentos, pues cada vez que se celebra el memorial del sacrificio de Cristo, se realiza la obra de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Concéde nobis, quaesumus, Dómine, haec digne frequentáre mystéria, quia, quóties huius hóstiae commemorátio celebrátur, opus nostrae redemptiónis exercétur. Per Christum.
PREFACIO I DE LA SANTÍSIMA EUCARISTÍA
El sacrificio y el sacramento de Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
El cual, verdadero y único sacerdote, al instituir el sacrificio de la eterna alianza se ofreció el primero a ti como víctima de salvación, y nos mandó perpetuar esta ofrenda en memoria suya. Su carne, inmolada por nosotros, es alimento que nos fortalece; su sangre, derramada por nosotros, es bebida que nos purifica.
Por eso, con los ángeles y arcángeles, con los tronos y dominaciones, y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO I DE SS.MA EUCHARISTIA
De sacrificio et de sacramento Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Qui, verus aeternúsque Sacérdos, formam sacrifícii perénnis instítuens, hóstiam tibi se primus óbtulit salutárem, et nos, in sui memóriam, praecépit offérre. Cuius carnem pro nobis immolátam dum súmimus, roborámur, et fusum pro nobis sánguinem dum potámus, ablúimur.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA II. PREX EUCHARISTICA II.
Antífona de la comunión Cf. 1 Cor 11, 24-25
Esto es mi Cuerpo, que se entrega por vosotros; este cáliz es la nueva alianza en mi, dice el Señor; haced esto, cada vez que lo bebáis, en memoria mía.
Antiphona ad communionem 1 Co 11, 24-25
Hoc Corpus, quod pro vobis tradétur; hic calix novi testaménti est in meo Sánguine, dicit Dóminus. Hoc fácite quotiescúmque súmitis, in meam commemoratiónem.
Oración después de la comunión
La participación en este sacrificio que tu Hijo nos ha mandado ofrecer en conmemoración suya, nos convierta, Señor, en ofrenda perpetua para ti juntamente con él. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Post communionem
Quaesumus, Dómine, ut, huius participatióne sacrifícii, quod in sui commemoratiónem Fílius tuus praecépit offérri, nosmetípsos cum illo oblatiónem fácias tibi sempitérnam. Qui vivit et regnat in saecula saeculórum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 14 de octubre
S
an Calixto I, papa y mártir
, que, cuando era diácono, después de un destierro en la isla de Cerdeña tuvo a su cuidado el cementerio de la vía Apia que lleva su nombre, donde dejó para la posteridad las memorias de mártires, y elegido papa, promovió la recta doctrina, reconcilió benignamente a los apóstatas, terminando su intenso pontificado con la gloria del martirio. En este día se conmemora su sepultura en el cementerio de Calepodio, en la vía Aurelia, en Roma (c. 222).
2. En la ciudad de Capua, en la Campania, san Lúpulo, mártir (s. inc.).
3. En Rimini, en la provincia de Emilia, san Gaudencio, obispo, que es venerado como primer pastor durante el tiempo de persecución (s. IV).
4. En la ciudad de Brujas, en la Galia Bélgica, san Donaciano, obispo de Reims, cuyas reliquias se conservan en esa población (389).
5. En Todi, ciudad de la Umbría, san Fortunato, obispo, que, como relata el papa san Gregorio I Magno, demostró una abundante caridad en el cuidado de los enfermos (s. V).
6*. En el territorio de Châlons, en la Champagne, de la Galia, santa Manequilde, virgen (s. V).
7*. En la ciudad de Luni, en la Liguria, conmemoración de san Venancio, obispo, que se ocupó del clero y de los monjes, y fue amigo del papa san Gregorio I Magno (s. VII).
8*. En Beauvais, ciudad de Neustria, santa Angadrisma, abadesa del monasterio fundado por san Ebrulfo, llamado Oratorio (hoy Oroër) por poseer varios lugares de oración, de modo que se servía a Dios sin intermisión (c. 695).
9*. En San Severino Marche, del Piceno, en Italia, santo Domingo, llamado Loricato, por la coraza de hierro que llevaba ceñida al cuerpo, presbítero de la Orden Camaldulense, el cual, habiendo sido ordenado simoníacamente, se hizo monje eremita y, discípulo de san Pedro Damiani, llevó una vida austera y disciplinada (1060).
10*. En Angers, en Francia, beato Jacobo Laigneau de Langellerie, presbítero y mártir, que durante la Revolución Francesa fue degollado por ser sacerdote (1794).
11*. En la localidad de Picadero de Paterna, en la región española de Valencia, beata Ana María Aranda Riera, virgen y mártir, que durante la persecución contra la fe derramó su sangre por Cristo (1936).
12*. En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, en Baviera, de Alemania, beatos Estanislao Mysakowski y Francisco Roslaniec, presbíteros y mártires, que durante la guerra, al ser ocupada Polonia por gente contraria a Dios y a los hombres, consumaron su martirio en la cámara de gas (1942).
13*. En Lviv, de Ucrania, beato Román Lysko, presbítero y mártir, que durante la persecución contra la fe, siguiendo de cerca las huellas de Cristo, por su gracia llegó al reino celestial (1949).